Al instante

CONTRAPLANO: Unos nombres que hicieron historia

Por Orlando Cadavid Correa (ocadavidcorrea@gmail.com)

Antonio Pardo García, revolucionó la radio en Colombia y ahora narra la historia. Foto endirectosabana.com

Próximo a entrar en circulación el opulento libro del maestro Antonio Pardo García –periodista entre los periodistas—sobre la historia de la radiodifusión colombiana, intentamos redondear este inventario de los nombres de la mayoría de los programas que marcaron impronta, en el siglo pasado, en nuestras ondas hertzianas.

Va la primera tanda: El Repórter Esso, el primero con las últimas, presentado por Julián Ospina… El Mensajero, de Gustavo Rodas, el noticiero de La Voz de Antioquia, que transmitió con Antonio Henao, desde el aeropuerto Las Playas, de Medellín, el desastre en el que pereció Carlos Gardel… Radiosucesos, el informativo de la vida nacional, de Luis García… Noticiero Todelar, un mundo de noticias para un mundo de oyentes… Clarín, de Miguel Zapata, el primer radioperiódico de la segunda república, que incluía la famosa Canción del día… Anuncie en Crónica y multiplicará sus ventas… Cantaclaro y Contrapunto, espacios de opinión de Jaime Soto, sin compromisos ni contemplaciones…

La Cantaleta, La Tapa y El Corcho, de Humberto Martinez Salcedo, espacios satíricos para hacer reir pensando… Los tres minutos de escándalo, de Alberto Giraldo… Buenos días, Colombia, de Jaime Arango… La simpática escuelita que dirigía Doña Rita que competía con El granero de la esquina, de Montecristo; Hebert Castro, el coloso del humorismo; Emeterio y Felipe, Los Tolimenses y Victor, Mario y Augusto, Los Chaparrines… Antes fueron dueños de la sintonía La Hora Sabrosa, de Raúl Echeverri, “Jorgito”; La Hora de la Escoba, de Tocayo Ceballos y El tremendo juez y su tremenda Corte…
Va la segunda tanda: Después de las horas (para hablar de la gente que hace y de la que no hace noticia) y Línea directa, (con los informes de los reporteros del precursor Pardo García), ambos espacios comandados por don Julio Nieto Bernal… Monitor, de Carlos Pinzón… La noche fantástica, con Otto Greiffestein… …Momento Deportivo, con Carlos Arturo Rueda, primero, y Alberto Piedrahita, después… La Cabalgata Deportiva Gillette… Hola, buenos días, con Elkin Mesa, primero, y Baltasar Botero,después.… Caracol en la tierra, con Timoleón Gomez, y Todelar en el campo, con Orlando López… La ley contra el hampa… Cinco reporteros y el personaje de la semana… Caudillos y muchedumbres, producción histórica de Jorge Eduardo Girón Barrios … El Club del Clan, de Guillermo Hinestroza, y Radio 15, de Alfonso Lizarazo… 6 am-9 am, de Yamid Amat… El mundo de las noticias, con Alfonso Castellanos y Manuel Prado… Doctora Corazón, con Hilda Strauss… Radiolente, con Hernán Restrepo y Toriles, con Ramón Ospina… La Polémica, con Hernán Peláez… Los catedráticos informan, con Antonio Panesso, José de Recasens y Joaquín Pérez… La serenata del mediodía y La marcha de las estrellas, con la dirección musical del maestro Jaime Llano González… Una voz en el camino… El Sermón de las 7 palabras, con monseñor Augusto Trujillo Arango…

Dejamos a propósito para el cierre dos nombres que rescató inteligentemente para su exitosa W Julio Sánchez Cristo: Salsa con estilo, el único show que no tiene cover, de Jaime Ortíz Alevar, y La hora del regreso, de don Otto Greiffestein…

La apostilla: La industria radial ha sido una academia de todas las cosas. Si en el pasado abundaron los nombres de espacios radiales de grata recordación, también hubo uno que otro que ponía el medio patas arriba. En la antigua Voz de Medellín (matriz de RCN) se transmitía un programa cargado de consejos medicinales llamado “Por la salud del pueblo” que tenía como patrocinador a la Fábrica de Licores de Antioquia y sus productos aguardiente y ron, culpables de la cirrosis que se ha llevado a miles de dipsómanos a los cementerios.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page