Al instante

CONTRAPLANO: Mike Forero rumbo a su centenario

Por Orlando Cadavid Correa (ocadavidcorrea@gmail.com)

Mike Forero Nougues. Periodista colombiano ejemplar. Foto CPB

Don Mike Forero Nogués –leyenda viva del periodismo colombiano— acaba arribar a sus 98 años, rebosante de salud y de envidiable lucidez mental. Para complacencia de sus amigos y admiradores, se pone felizmente a 24 meses del centenario de su natalicio.

Colombiano ejemplar, este paradigma del oficio que nos tocó en suerte integró la tripleta de santandereanos más longevos en los albores del siglo XXI. Compartió almanaques acumulados con el sobreviviente Cardenal José de Jesús Pimiento Rodríguez y el General Alberto Ruiz Novoa, quien se fue a cuadrar caja con el de arriba el 15 d enero del año que termina, cuando acababa de cumplir 100 años.

El lenguaje sencillo con el que “Don Mike”describió los acontecimientos deportivos en El Espectador y sus ponderados comentarios en la “Polémica de los deportes” de CARACOL, cautivó lectores y oyentes durante su exitosa vida periodística .

El palmarés del maestro Forero es de respeto: nació en Piedecuesta, Santander, el 21 de diciembre de 1919. Durante 30 años marcó impronta como director de las páginas deportivas de El Espectador. En el mismo diario tuvo columna de opinión. Formó parte del equipo creador de “La Polémica en los deportes”, de Caracol radio, en afortunada alianza con Humberto Jaimes Cañarete y Miguel Zapata Restrepo. Molió periodismo, además, en las revistas El Gráfico, La Meta, Cromos y Esfera Deportiva, y en los diarios La Razón y El Siglo. Cubrió ocho olimpiadas y siete campeonatos mundiales de fútbol. Fue director nacional de Coldeportes y alcalde menor de Usaquén. Concejal de su natal Piedecuesta. En 1989 se encargó de la parte deportiva en una antología periodística titulada La Nueva Historia de Colombia.

Los retratos del buen suceso de la celebración en familia de los 98 diciembres de don Mike los tomó el experimentado reportero gráfico Rodrigo  Dueñas.

Los colegas Daladier Osorio y  Jorge Enrique Giraldo (ex caracoleros como nosotros) son proclives a mantener a la mano, bien actualizada, la nómina de algunas personalidades de  la vida nacional dedicadas a acumular juventudes, llevando una vida social algo agitada.   Entre los más veteranos y longevos, que pasan de los 90 años, figuran  (además de don Mike, a quien le quedan tiempo y bríos para desarrollar actividades gremiales en el erosionado CPB) varios miembros del periodismo antañón como Belisario Betancur, el decano del Club de expresidentes de Colombia;    el ex ministro Abdón Espinosa, co-fundador de “Semana”; el humorista Jorge Zuluaga, “El Topolino”; don Chelo de Castro, quien nació en Barranquilla el  19 de marzo de 1920, y a sus  97 años sostiene una columna en El Heraldo, de Barranquilla, y el nonagenario locutor caldense Gabriel Muñoz López, quien realiza el programa ” Así Canta Colombia” y participa en el el espacio radial “La Luciérnaga” de Caracol.  Otros veteranos que se nos adelantaron en la mudanza al universo de los párpados cerrados fueron don José Salgar, “El Mono”, y el doctor Otto Morales. Y que no falte el ex alcalde manizaleño Gustavo Robledo Isaza en el elenco, así no haya sido periodista. En fechas recientes le madrugaron en el viaje al más allá dos pares suyos: los ex burgomaestres Gonzalo Botero Zuluaga y Elías Arango Escobar.

Los inseparables periodistas deportivos desde sus juventudes en el diario El Espectador: Mike Forero, Antonio Andraus y Rufino Acosta.
Foto verbienmagazin.com

La apostilla: Si hablábamos al comienzo de la tripleta de longevos santandereanos, cerremos ahora con la cuarteta colombiana de los Forero: el ciclista Efrain Forero Triviño, “El Zipa”, campeón de la primera Vuelta a Colombia, en 1951; el historiador y orador magnífico Abelardo Forero Benavides; la cantante y compositora Estercita Forero, “La novia de Barranquilla”  y el periodista Mike Forero Nogués, quien circula por las vías bogotanas a bordo del coche de su fraterno  amigo de siempre Rufino Acosta. Son más los miembros del “Forerato”, pero se les considera harina de otro costal.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page