Al instante

CONTRAPLANO: La decadencia de una época

Por Orlando Cadavid Correa (ocadavidcorrea@gmail.com)

Maluma y el gobernador de Antioquia, ¿el presente de la cultura antioqueña? Foto lobbycolombia.com

El título y los argumentos de esta columna acaban de salir del magín del reconocido investigador musical caldense Jaime Rico Salazar, autor de dos valiosísimos tratados de largo aliento, difíciles de igualar: Cien años de Boleros y La Canción Colombiana.

El Contraplano lo contactó en el marco de la candente polémica que desencadenó en el país la distinción que le concedió el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, al cantante y compositor reguetonero Maluma, a quien el condecorador de La Alpujarra comparó impunemente con la inolvidable pintora Débora Arango, por sus actitudes contestatarias del siglo pasado. (Qué barbaridad).

El investigador Rico –oriundo de Anserma, La Abuela de Caldas—soltó de entrada esta parrafada:

“Da mucha tristeza tener que reconocer que los valores musicales que aprendimos de nuestros padres y abuelos estén en completa decadencia. Tuvimos un bello pasado de bambucos, pasillos y boleros que tantos compositores ilustres nos pusieron a cantar hace unos años: Carlos Vieco, Arturo Alzate Giraldo, Eusebio Ochoa, Jaime R. Echavarría, Camilo García con letras hermosas de León Zafir, Roberto Muñoz Londoño, Santiago Vélez Escobar, y muchas, muchas más que se enredaron en las ventanas de tantas mujeres antioqueñas enamoradas por las voces de Obdulio y Julián, Espinosa y Bedoya, Posada y Calle, Gómez y Villegas, el Dueto de Antaño y tantos más”.

A juicio del maestro Rico Salazar, “todo ese pasado no lo conoce el gobernador Pérez Gutiérrez que con su reducido cerebro tuvo la genial inspiración de condecorar al cantante Maluma nada menos que con la Estrella de Antioquia, un cantante reguetonero de cualquier calidad, que ahora la pobre juventud actual, carente de cultura le alaba la canción de la que él hace alarde, que es un monumento a la indecencia, al mal gusto y dizque a la poesía urbana. Semejante vulgaridad de canción. ¿Alguna vez el Gobernador se habrá leído un clásico de la literatura antioqueña? Por supuesto que lo dudo mucho y Maluma pues mucho menos”.

Hay más tela de donde cortar en la andanada del experto Rico al repartidor de preseas: “El Gobernador paupérrimo de cultura, con el argumento de que “toda controversia es legítima dentro de la democracia” según sus propias palabras, condecoró al reguetonero por los importantes aportes culturales que le está haciendo a la juventud actual. Que horizontes tan miserable les esperan… Y ahora dizque Maluma va para Miami a dictar cursos de reguetón. Que mal representados estamos con “nuestra” cultura. Y el Gobernador feliz por el aporte inmenso que le hizo a la juventud colombiana. Por supuesto que Maluma no tiene la culpa… él se dejó condecorar. No nos extrañemos pues, que el día de mañana Luis Pérez Gutiérrez condecore con la Estrella de Antioquia a Timochenko por los valiosos servicios que le ha hecho a la patria”.

La indignada reacción del historiador concluye en estos términos: “Luis Pérez Gutiérrez desconoce por completo la presencia actual de compositores e intérpretes ilustres que tiene su departamento. Figuras de la canción antioqueña como Héctor Ochoa Cárdenas, Hugo Trespalacios, León Cardona, artistas como Jaime Llano González, (desafortunadamente muy enfermo), Teresita Gómez, y agrupaciones como Nueva Gente que le han hecho aportes brillantes a la canción colombiana y que están vigentes… y hay muchos, muchos más… Por supuesto que si los quisiera condecorar ahora, estoy seguro que no se la aceptarían. Ya la condecoración no tiene ninguna categoría… El señor gobernador se “putió” en la condecoración”…

La apostilla: El remate del Contraplano también es de don Jaime Rico: “Yo creo que el maestro Carlos Vieco llora desconsoladamente en su tumba, porque a él le impusieron en dos ocasiones la Estrella de Antioquia”.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page