Al instante

CONTRAPLANO: El Domingo 24 y el Domingo 31

Por Orlando Cadavid Correa (ocadavidcorrea@gmail.com)

Navidad Imagen ecoticias.com

Este penúltimo Domingo navideño  nos viene por triplicado: es el día más parrandero del almanaque a punto de concluir su misión; contiene para la ansiosa chiquillería los traídos del Niño Jesús y muchos padres de familia botan tontamente la plata al poner en peligro a sus hijos quemándoles pólvora y elevándoles globos que irán a provocar incendios de dimensiones insospechadas en algún lugar.

En ocho días exactamente nos llegará el 31 de diciembre y casualmente volverá a ser domingo. Caerá la última hoja del calendario y al día siguiente será para todos el famoso lunes del zapatero con el que debutará el año 2018 que estará cargado de noticias buenas, regulares y malas.

Dejemos de preocuparnos por estos dimes y diretes de la vida cotidiana y cedámosle la palabra a don Arnulfo Román, quien en las redes sociales nos plantea este interrogante: ¿sabe cómo se dice Domingo en diferentes idiomas?

Nuestro espontáneo corresponsal se deja venir, a renglón seguido, con la historia completa: Domingo significa Día del Sol o día de adorar al sol, en alemán,  danés,  finés, galés,  inglés, irlandés” noruego,  sueco,  aserí, africano, chichewa,  igbó, sosotho,  somalí, yoruba,  latín y en casi todos los idiomas del mundo.

En el siglo IV, cuando la iglesia se mezcló con el paganismo, por astucia del Emperador Constantino, se produjo el cambio de la santidad del Sábado Bíblico para el Domingo (primer día de la semana) que los paganos habían dedicado para la adoración al sol cuyos ritos incluían borracheras, comelonas, bacanales, bailes eróticos y toda clase de desenfreno carnal.

En el año 321 de nuestra era, la iglesia Católica oficializó y autorizó este cambio por encima de la voluntad de Dios y sin tener la menor autoridad.

Este cambio fue el cumplimiento de  lo que  el profeta Daniel había vislumbrado cuando anunció que un poder representado en un “Cuerno pequeño” trataría de cambiar los tiempos y la Ley.

El cambio del tiempo se produjo cuando el Papa Gregorio promulgó un calendario (el famoso almanaque gregoriano) donde el domingo figuraba como el séptimo día de la semana y el cual se mantuvo en vigencia hasta mediados del siglo XX.

El cambio de la Ley se produjo al quedar eliminados el segundo mandamiento de la Ley de Dios (Exodo 20:3-6) y el cuarto (Exodo 20:8-11).

El cuarto mandamiento (el sábado) fue remplazado por “Santificar las fiestas” y el décimo fue dividido en dos para completar los 10 mandamientos. (Hasta aquí el relato del señor Román).

Una tripleta de Domingos conocidos: Plácido, el tenor español; el archimillonario Julio Mario Santo Domingo y  Roncancio Jiménez, el finado exsenador anapista. Por poco olvidábamos el Domingo de Ramos que da apertura a la Semana Santa.

Musicalmente hablando logramos redondear este entretenimiento con el apoyo del periodista Reinaldo Vélez para acopiar los cantos populares dedicados a este día de la semana:  Triste domingo, en versiones de Agustín Magaldi y Mercedes Simone. Melancolía en domingo, con Amílcar Boscán.  Domingo volvé, de Leo Dan. Domingo por la tarde, en Bogotá, por Jesús David Quintana. Sábado y domingo, por Angélica María. Los domingos, Rodolfo Aicardi con Los Hispanos. Nunca en domingo, tema de la película del mismo nombre, cantado por Melina Morcouri, también interpretado  por Los Tres Diamantes. De domingo a domingo, con Julio Iglesias.Y que no falten dos joyas inmortales en nuestra discografía: El año viejo, de Tony Camargo, y La víspera de año nuevo, de Guillermo Buitrago.

La apostilla: Un matrimonio chocoano exploraba nombres para el morochito que estaba a punto de aterrizar en el pabellón de maternidad de una clínica de Quibdó. La mamá hizo este delicioso ejercicio: si nace el lunes, lo llamaremos Luciano; si llega el martes, Martiniano; si debuta el miércoles, Miercoladio; si es el jueves, Justiniano; si es el viernes, Vespasiano; si es el sábado, Saturnino y si nace el domingo, pues lo ponemos Domingo. ¡Qué negrita más recursiva!

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page