Al instante

CONTRAPLANO: De Papas y Presidentes

Por Orlando Cadavid Correa (ocadavidcorrea@gmail.com)

Paulo VI, Juan Pablo II y Francisco, Pontíifices de la Fe Católica de los colombianos. Fotocomposición Diario El Tiempo

Una vez concluya la histórica visita del máximo líder de la cristiandad a nuestro país, serán tres los papas (de los 266 que ha tenido la Iglesia Católica a lo largo de su dilatada historia) que hayan pisado tierra colombiana en los últimos 49 años.

En la segunda mitad del siglo pasado oficiaron como anfitriones principales, por sus dignidades presidenciales, en los sobrios recibimientos, en el Aeropuerto internacional  El Dorado, Carlos Lleras y Belisario Betancur, en las bienvenidas al italiano Paulo VI (el 26 de agosto de 1968) y al polaco Juan Pablo II, (el 1 de julio de 1986).  Lo propio hará este miércoles (6 de septiembre) en el arribo del argentino Francisco, el actual presidente Juan Manuel Santos.

La presencia del fenómeno jesuita durante cuatro días en el país más esquinero de América Latina ha suscitado   un enorme despliegue, en materia de preparativos, que supera con creces a los que se acometieron para las visitas apostólicas de la media centuria pasada, en las cuatro capitales escogidas ahora para el periplo papal: Bogotá, Medellín (ciudad que conoció en 1970, cuando era obispo de Buenos Aires); Villavicencio y Cartagena, en las que habrá desplazamientos multitudinarios de fieles llegados de muchas partes del país y el exterior, así como  rígidas medidas de seguridad, vigilancia y control.

Entre los tres pontífices, el récord, en duración y cubrimiento de la gira colombiana, lo conserva san Juan Pablo II, el gran trotamundos del Vaticano (fueron siete los días blancos) que superó cómodamente a Paulo VI, el primer papa en besar nuestro suelo patrio, y en la despedida, al concluir su estancia de tres días aquí, exclamó: “No te decimos adiós Colombia porque te llevamos más que nunca en el corazón”.

Otra remembranza: Su Santidad Karol Woytila, el único papa nacido en la desaparecida “Cortina de hierro”, estremeció al país al postrarse de hinojos al pie de la enorme cruz erigida en el escenario principal de la catástrofe volcánica de Armero, que borró del mapa a esa ciudad tolimense y mató a 25.000 colombianos.

El Presidente Turbay y doña Nidia Quintero en 1978.
Foto credencial-colarte.com

Por gestiones directas de los embajadores acreditados ante el Vaticano, el estado más pequeño del mundo, los pontífices de turno suelen recibir en audiencia oficial a los presidentes de Colombia.

Recordamos dos episodios ocurridos en la Santa Sede: en una pausa de su prolongada gira por Europa, el presidente Julio César Turbay ingresó al despacho privado del papa Juan Pablo II  en compañía de su esposa, doña Nidia Quintero de Turbay. La pareja, que ya tenía cuatro hijos y tres nietos, salió de la audiencia felizmente separada, una hora después. Nunca trascendieron los detalles de la expedita anulación del matrimonio de los Turbay-Quintero.

El otro: El protocolo vaticanista (tan acartonado y riguroso) se escandalizó en el mismo recinto pontificio cuando el entonces presidente Alvaro Uribe pretendió terciarle, a la brava, al mismo papa polaco, un carriel jericoano que le había al llevado como presente al Sumo Pontífice.

Dos “versus” presidenciales en el despacho pontificio.
Foto static.iris.net.co

Se nos iba quedando en el tintero el fallido esfuerzo que hizo, en las augustas instalaciones pontificias, el papa Francisco, al intentar  reconciliar, en su despacho, a Santos y a Uribe, tratando de crear un buen clima para la visita a Colombia que comenzará, justamente, el próximo miércoles 6 de septiembre.

La apostilla: La vergonzosa montañerada del guarniel maicero  (que mortificó mucho al Pontífice) fue blanco de burlas en los medios colombianos y entre los corresponsales de todo el mundo acreditados ante la curia romana. Quedó demostrado que  Uribe  no conocía el protocolo vaticano ni por el forro.

 

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page