Al instante

Con María Angela hasta la sepultura

Por Eligio Palacio Roldán

Foto impactony.com

Dice la sabiduría popular que “Uno acompaña a los amigos hasta la tumba pero no se entierra con ellos”. No parece ser este el caso del presidente Juan Manuel Santos con la Canciller María Angela Holguín, a quien ha decidido respaldar a pesar de su discutible gestión, en uno de los cargos más importantes del gobierno.

Se podría pensar que al presidente y su ministra los unen intereses comunes. En este caso, la aversión por Uribe Vélez, aversión que surgió inicialmente, en ella, por el desplante del expresidente cuando prefirió a Carolina Barco para el cargo de Canciller y se hizo evidente con su renuncia a la embajada de Colombia ante las Naciones Unidas, en Nueva York, tras un escándalo por el nombramiento de algunos “delfines” sin experiencia por parte del gobierno en dicha embajada.

Hoy, también, los une el afecto a Samper. María Angela fue secretaria general de la Cancillería y viceministra de Exteriores durante el cuatrenio 1994-1998 y Santos parece olvidar, también, que un día quiso “tumbar” al expresidente y hoy ambos lo sostienen haciendo sandeces en Unasur, supuestamente en bien de las negociaciones con las Farc, en Cuba.

Pero bueno, además del afecto por Samper y la aversión por Uribe al presidente y la canciller los unirán, para siempre, algunos de los más graves descalabros de nuestra diplomacia, cuando se suponía que este gobierno recuperaría el respeto de la comunidad internacional, para nuestro país, ante las salidas en falso del gobierno Uribe, de las cuales Santos fue principal protagonista, desde luego.

En la historia de la era Santos-Holguín quedará el apoyo a dictadores como Chávez y Maduro, a pesar de las evidencias de sus complicidad con la guerrilla de las Farc y de lo desastrosos que han sido esos gobiernos para Venezuela, Colombia y Sur América; la pérdida, por ahora, de más de setenta y cinco mil kilómetros cuadrados de mar, en el archipiélago de San Andrés y Providencia; y la humillación de centenares de colombianos desalojados, a la fuerza de Venezuela, para tratar de ocultar el desastre de la economías del vecino país y los intereses electorales del mandatario.

Como epílogo de esta historia entre Santos y María Angela como actores principales, y Samper y María Emma Mejía como secundarios, tendremos a la hoy Canciller de Colombia como Directora Ejecutiva de ONU Mujeres Secretaria General Adjunta de la ONU, o al menos como candidata, según se informa en https://feramon.wordpress.com/2015/08/26/canciller-maria-angela-secretaria-en-la-onu/. Un gran premio, desde luego, para alguien cuyo desempeño en uno de los cargos más importantes del país, deja mucho que desear.

La única posibilidad de un cambio en la cancillería colombiana, sería el nombramiento de María Angela Holguin en la ONU. De lo contrario, nosotros también, nos enterraremos con ella, así sea contra nuestra voluntad.

El partido Conservador, (UN PARTIDO CON VOCACIÓN DE PODER http://wp.me/p2LJK4-1j5) promueve por estos días una Moción de Censura en contra de la canciller por el papel desempeñado por la funcionaria en la crisis de la frontera colombovenezolana. Moción de Censura que, desde luego, no pasará de los titulares de prensa y un poco de aceite para la maquinaria azul.

ANTES DEL FIN

El periodista Luis Carlos Vélez tiene todo para ser un triunfador: talento, inteligencia, conocimiento, presencia. Sin embargo, comete el mismo error de su padre, Carlos Antonio: se apodera de la palabra, pontifica, parece querer opacar a sus compañeros. Suena soberbio, arrogante, “mamón”. Fastidia escucharlo en 6AM HoyxHoy.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page