Al instante

“COBRA”: Uribe, Chávez y El Espectador en la guerra contra el narcotráfico

Por William Giraldo Ceballos

Imagen mercadolibre.com

“Un día el presidente de los Estados Unidos decide invertir todos sus esfuerzos en acabar con el negocio del tráfico de drogas y le encarga esta tarea, aparentemente imposible, a Paul Deveraux, un ex agente de la CIA, inteligente, dedicado y tan audaz como despiadado”, y entre los personajes  de la trama están  Alvaro Uribe, Presidente de Colombia y  Hugo Chávez, presidente de Venezuela.

Frederick Forsyth
Foto Bucks Free Press

En la presentación de la novela policiaca de Frederick Forsyth, Random House Mondadori anota que “desde las pistas de aterrizaje  de la selva amazónica  hasta los barrios bajos de Bogotá, pasando por las oficinas gubernamentales de Washington, Paul Deveraux, alias “Cobra”, descubre la escalofriante realidad del imperio más poderosos: el de la droga.

Los nombres de los protagonistas de la novela, incluido el del presidente de los Estados Unidos, fueron cambiados, más no los de los mandatarios de Colombia y de Venezuela correspondientes a los años en los cuales se desarrolla la trama.

En apartes de la interesante novela que mezcla  la realidad novelada con la ficción se pueden leer aquellos relacionados con el titulo de la columna:

Imagen iberlibro.com

En la página 249 de la edición de bolsillo el periodista y escritor Forsyth describe al capo del cartel colombiano  de “La Hermandad” bajo el nombre de  ‘Don Diego Esteban’  del que se creía, -dice en su narración- aunque nunca se había demostrado, que era el jefe  supremo del cartel.

“Que aquel impecable hidalgo, un aristócrata descendiente de la España post-imperial, hubiese sido intocable durante tanto tiempo, dependía de muchos factores.

Uno de ellos era la negativa absoluta de cualquiera a declarar en su contra. Otro se debía a la muy conveniente desaparición de cualquiera que se le opusiese  Pero incluso eso no hubiese  sido suficiente sin un enorme poder político. Tenía influencia en los altos cargos, y mucha.

“Hacía grandes donaciones a las buenas causas, todas muy publicitadas. Donaba dinero a las escuelas, los hospitales, para becas, y siempre para los pobres de los barrios.

“Donaba, aunque con mucha mayor discreción, no a un solo partido político, sino a todos, incluido  al del presidente Alvaro Uribe, que había jurado acabar  con la industria de la cocaína. En cada caso se ocupaba de que esos regalos llegasen a oídos  de aquellos que importaba”.

En la página  287  y en desarrollo de la guerra desatada por el agente “Cobra” contra los narcotraficantes en Suramérica, la novela  de Forsyth aborda las acciones en Colombia y Venezuela:

Cuenta que la base de Malambo, que la ubica cerca a Cartagena, “se reforzó  y los dos aparatos siguieron volando. En la vecina Venezuela, el presidente izquierdista Hugo Chávez que, a pesar del tono moral de sus discursos, había dejado que su país y la costa norteña se convirtiesen en un punto importante del negocio de la cacaína, echó sapos y culebras, pero no pudo hacer nada”.

Forsyth en su novela vuelve a Colombia y sus personajes en la página  317, pero deja mal parado al periodismo colombiano, particularmente al diario El Espectador:

El coronel Dos Santos –que en la novela es el Jefe de Inteligencia de la Policía Antinarcóticos de Colombia–  tenía una excelente relación de trabajo con los jefes de las delegaciones de la DEA norteamericana y la SOCA británica destinados en su ciudad. La cooperación, mucho más fácil bajo el mandato del presidente Alvaro Uribe, reportaba grandes beneficios a los tres. Pese a que Cobra se había guardado  la lista de ratas  para sí mismo, dado que no concernía a Colombia, las cámaras de Michelle habían descubierto otras perlas que habían resultado muy útiles. Pero este favor era para la SOCA británica.

“-Es una buena historia- insistió el policía, como si el redactor de El Espectador no supiese reconocer una buena historia cuando la veía.

“El redactor  bebió un sorbo de vino y miró la noticia que le ofrecía. Como periodista tenía sus dudas; como redactor  podía esperar algún favor a cambio si ayudaba.

“La noticia hablaba de una operación policial en Inglaterra en un viejo depósito donde se había descubierto un cargamento de cocaína que acababa de llegar. De acuerdo, era grande, una tonelada; pero estos descubrimientos se hacían continuamente y se estaban volviendo demasiado habituales para ser una noticia. Siempre era igual. Las pilas de fardos, los sonrientes agentes de aduana, los detenidos esposados.¿Por qué  la historia de Essex, que no había oído mencionar, valía la pena que fuera publicada? El coronel Dos Santos lo sabía, pero no se atrevía a decirlo.

Después de ofrecer datos sobre actividades sexuales de un Senador, para que el periodista se comprometiera a publicar en El Espectador la noticia sobre el operativo británico, Forsyth anota en su novela que la foto y la nota provenían de una  gran agencia “mostraba  a un joven  delincuente llamado Coker de pie junto a una pila de fardos de cocaína con uno de ellos rasgado y un envoltorio de papel visible. Pero al día siguiente lo publicó en primera página.

Las referencias a El Espectador discurren  hasta la página 319

Imagen todocolección.net

Frederick Forsyth es un periodista investigador y escritor británico que cursó sus estudios profesionales en la Universidad de Granada, España. Fue reportero de la Agencia Reuters en 1961. En 1965  comenzó a trabajar en la BBC de Londres y después trabajó como espía para el MI6 del Reino Unido durante 20 años.

Imagen Oh!libro.com

Imagen iberlibro.com

En sus novelas utiliza técnicas de investigación periodística que convierte en éxitos de librería y del cine como El Chacal,  Odessa, La Lista,  Los Perros de la Guerra, El cuarto protocolo, El Negociador , El Guía, La alternativa del diablo,  El Puño de Dios, El Vengador, El Afgano y Cobra, publicada en Barcelona  en 2012, entre otros.

Varias de sus obras han sido llevadas al cine: “Chacal”  dirigida por Fred Zinnemann, 1973; “The Chacal” dirigida por Michael  Caton-Jones, 1997; The Odessa, con dirección de Ronald Neame; Los Perros de la Guerra, dirigida por John Irvin; El Cuarto Protocolo, dirigida por John Mackenzie.

 

 

Acerca de Revista Corrientes (2685 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas