Al instante

Claro y conciso a JOTA Enrique Rios….

Fabio Becerra Ruiz Foto Germán Posada

Llegó a revistacorrientes.com un controvertido intercambio de mensajes con trasfondo político entre el periodista antioqueño “Jota” Enrique Ríos y el abogado-locutor Fabio Becerra Ruiz:

Ilustre y benemérito  “JOTA” Enrique:
A estas horas de mi vida, créeme que  ya no estoy ni para decir mentiras, ni para halagar a nadie, ni para  aguantarme molestas respuestas, ni mucho menos para conservar amistades que en nada me benefician.
 
Por esta razón te ruego encarecidamente, correspondiendo a tu amable mensaje de whatsup,  que te sirvas  eliminar totalmente cualquier referencia  respecto a mi nombre, y en especial a la anécdota que reconoces de que fuí quien te “bautizó” como JOTA  cuando laboramos hace  años en RCN, asunto que no me interesa recordar y menos divulgar, porque con todo mi respeto,  pero con claridad ,  no te autorizo a hacerlo.
 
Seguramente tu segundo libro autobiográfico en el que incluyes en la pagina 166 los elogios sobre mi modesta persona que me transcribes, sera un “best selller” internacional igual o superior al anterior, pero la verdad que  no me interesa para nada aparecer incluido en tan trascendental obra,  ni siquiera con las elogiosas palabras conque te expresas de mi, las cuales te ruego te ahorres, para no perder la amistad que seguramente ni a ti y muchísimo menos a mi, me aporta absolutamente nada, pues sinceramente no me siento  orgulloso de haberte hecho conocer como lo reconoces, con el seudónimo de “JOTA”, que no se compadece con tu neurastenia ni tu fanatismo político, pues mas bien  en vez de JOTA pareces una “JODA” propia de quienes como tu, creen quizá por intereses ocultos fáciles de suponer, que entramos nuevamente  al paraíso el pasado 7 de agosto, el mismo en que estuvimos durante 8 años que afortunadamente no se prolongaron mas gracias a decisión valiente de la Corte Constitucional.
 
Como “no hay peor ciego que el que no quiere ver”, te transcribo el editorial de hoy de nuestro admirado colega y mutuo amigo Octavio Quintero, al final de tus generosas palabras expresadas en tu proyectado libro, en el cual no autorizo aparezca mi nombre absolutamente para nada.
 
Te ruego no te molestes en contestar este mensaje, pues procedo igual que tu a borrar tu email y tu contacto telefónico,ya que  el dicho popular asegura que, “con amigos así, para qué enemigos”.
 
Seguiremos la amistad de siempre,  como anuncias, pero en mi caso “desde lejitos”….”desde lejitos”…………….
 
Claro y conciso…
 
FABIO BECERRA RUIZ
Bogota-Colombia…

Jota Enrique Rios
Foto “Las chivas de Jota”

JotaEnrique Rios <enrios@une.net.co> escribió:

 Maestro Ilustre.

 

Estoy terminando un nuevo libro -LA UNIVERSIDAD DE LA VIDA- continuación del primero (Vida Conquistada).

 

Te adjunto unos párrafos de la página 166, que cuentan algo de mi paso por Radio Sucesos RCN, y el papel que tu jugaste en mi JOTA.

 

 …….Mi trabajo en Radio Sucesos RCN fue también todo un aprendizaje (cosas de la Universidad de la Vida). Era un mundo de muchos caminos, a los que les iba descubriendo día tras día sus vericuetos. Editar en una sola cinta las voces recogidas por los distintos periodistas para ilustrar sus noticias, organizadas en el orden en que quedaran puestas en la edición, era uno de los trabajos más delicados, pues debía tenerse especial cuidado para evitar los desgraciados empastelamientos, que ocurrían de vez en cuando y consistentes en que el locutor presenta a un personaje y se suelta la grabación y sale hablando es otro.

Adicionalmente a la coordinación de la emisión matinal y meridiana, debía cubrir algunas fuentes: trabajo, agricultura y esporádicamente desarrollo. Eran tareas sobre todo entretenidas, amigables, y en el que el compañerismo y la amistad entre los redactores, sobresalía. Recuerdo algunos: Marcos Jara, Héctor Rincón, hermano de Fabio, que estaba empezando e igual Oscar Domínguez y Gonzalo Munévar entre otros

 

Nuestro locutor era una estrella –el mejor- en la lectura de noticias: Fabio Becerra Ruiz.

 

Fue él precisamente quien me bautizó JOTA. Yo firmaba mis notas radiales como José Enrique Ríos.

 

Un día Fabio Becerra Ruiz me dijo: Mira José, esas dos ées en los nombres tuyos me generaran una cacofonía, una discordancia. ¿Te choca si en vez de José Enrique, te identifico como JOTA Enrique? ¡Suena mejor!  me argumentó.

 

Acepté alegremente, y a partir de entonces y hasta el sol de hoy en el medio periodístico y empresarial se me conoce como JOTA, muchísimo más que como José Enrique.

 

Hasta mis hijos y mis nietos me dicen JOTA. Hoy día es ya mi marca, gracias a un locutor, que además ha sido siempre un maestro: Fabio Becerra Ruiz……

 

Cordial saludoEspero que estés muy bien-

 

JOTA

 

27-09/2018

Editorial

RED-GES/El Satélite

Por: Octavio Quintero

Director

Lapidando a Maduro

Lucas, 23:28: Pero, Jesús, volviéndose a ellas, dijo: Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí; llorad más bien por vosotras mismas y por vuestros hijos.

 

El presidente Duque, en su papel de nuevo libertador de Venezuela, afirmó ante la ONU que … “Vivimos una crisis migratoria y humanitaria indignante en la región por una dictadura que aniquiló las libertades…”.

¿Alguien, en sus plenos cabales, puede refutar esto? No, ciertamente no.

Debemos admitir la contundente realidad de la migración venezolana, aunque pueda discutirse la causa de su razón de ser: si, por ejemplo, es fruto del mal gobierno de Maduro o del cerco económico tendido por Estados Unidos y secundado por todos los regímenes derechistas de América y Europa por no ser de su cuerda ideológica, o, podría ser también, por la combinación de una y otras razones.

La mala situación económica de cualquier país siempre lleva a sus nacionales a tentar suerte en otros países. La historia reciente de Colombia nos remite a millones de colombianos pasados a Venezuela en busca de mejores oportunidades, y entonces nadie hablaba de crisis migratoria ni de dictaduras; los millones de mexicanos pasando a EE.UU., nadie los relaciona concretamente con el régimen de Peña Nieto, y la masiva salida hoy de argentinos, huyendo de la mala situación económica de su país, tampoco se ha relacionado con su presidente Mauricio Macri. ¿Por qué lo de Venezuela sí tiene que ver con Maduro? No se requiere mucho esfuerzo mental para imaginar la intención de sus opositores.

Y, dentro de los países que se han declarado conmovidos con la migración venezolana, el que menos debiera lanzar la primera piedra, es Colombia: la migración interna y externa de colombianos es, de lejos, superior a la migración de venezolanos.

Hace apenas dos meses, el informe anual “Tendencias Globales”, presentado por ACNUR (Agencia de la ONU para los Refugiados), nos señaló como el primer país del mundo con el mayor número de desplazados internos: 7,7 millones de personas registradas en 2017.

Con los mismos argumentos que coadyuva Colombia ante la Corte Penal Internacional para denunciar el régimen de Maduro por provocar semejante crisis humanitaria, también pudiera acusarse a las administraciones colombianas por ídem. Y ojo que, “quien para arriba escupe, en la cara le cae”: los ojos del mundo están puestos sobre el proceso de paz de Colombia dejado en marcha por Santos, proceso que le causa urticaria a Duque a cuenta de su mentor principal, el expresidente Uribe. No hacer los esfuerzos suficientes por sacar adelante el proceso, podría revertir contra Duque, si algún acucioso relaciona el impresionante desplazamiento interno con su negligencia.

Por si alguien considera este editorial una defensa de Maduro, puede que tenga alguna razón, pero más razón tendrán los que lo consideren una acusación directa a Duque por rasgarse las vestiduras ante la ONU por un problema del vecino, cuando nuestro problema es, de lejos, peor: si los venezolanos están migrando por hambre, los colombianos están migrando por lo mismo y, además, porque están siendo cazados como patos por una parafernalia criminal que junta fuerzas insurgentes y contrainsurgentes; terratenientes; narcotraficantes, criminales comunes y organizados.

Hagan cuentas, y verán: 

¿Cuántos crímenes se puede atribuir en el último año a Maduro en defensa de su “dictadura”? ¿Y cuántos líderes sociales han caído en Colombia en el mismo lapso, y aparte de abrir la “exhaustiva investigación”, qué más se ha hecho? ¿Cuántos campesinos en Venezuela reclaman sus tierras despojadas por terratenientes, y cuántos en Colombia? ¿Cuántas mujeres y jóvenes venezolanos sufren los vejámenes que sufren las mujeres y jóvenes colombianos en manos de esa parafernalia criminal? ¿Tiene Maduro algún proceso abierto por falsos positivos como se registra en Colombia con cerca de 10.000 víctimas? Y no sigamos porque a alguien se le ocurrirá recordar que “todas las comparaciones son odiosas” sobre todo cuando la comparación nos aplasta directamente.

Enlace relacionado:

Colombia: líder mundial en desplazamiento humano

 

Acerca de Revista Corrientes (2926 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas