Al instante

Candidatos y comunicación

Por Omar Rincón, Diario El Tiempo, Bogotá

Alvaro Uribe llevó de la mano la candidatura de Iván Duque. Foto confidencialcolombia.com

La tendencia fue el tono e improperios de Uribe y sus secuaces: esta fue la agenda principal.

La creencia política es que medios y redes ganan elecciones. La creencia académica, que medios y redes no deciden elecciones pero sí determinan los modos de la gobernabilidad. Estamos terminando esta campaña en la que hubo más comunicación, encuestas y debates que nunca. He aquí algunos apuntes al respecto.

Las encuestas se convirtieron en “el único” criterio diferenciador de los modos de informar. Cada medio hacía noticia su propia encuesta. Poco periodismo, porque periodismo es reportear, investigar, contextualizar. Entonces, solo fue encuestas y encuestas y entrevistas y entrevistas. Así triunfa la posverdad (esas mentiras de políticos que prometen cosas que no pueden cumplir), el matoneo de frase estridente de redes sociales y las encuestas como la noticia. Las encuestas sí inciden porque emocionan o destituyen candidatos.

Los debates fueron muy buenos, muchos y diversos. Como nunca en la historia hubo debates para todo y todos y todas. Cada candidato construyó en vivo y en directo su tono, su discurso seductor, sus frases claves y sus agresiones. Sus decires fueron chequeados para determinar su veracidad. Todo muy democrático y moderno. Solo que a nadie le importan los debates, las ideas, los programas. Por el contrario, ante el exceso de debates, estos perdieron su poder y no fueron noticia.

Los medios se comportan como el país que somos. La tendencia fue el tono e improperios de Uribe y sus secuaces: esta fue la agenda principal. Un lavado de activos de la violencia para limpiar al candidato de la nada (Duque), un candidato de chiste y burla por su creencia en la paz y su bajo rating en las encuestas (De la Calle), un candidato del que no se puede decir ni una emoción porque no dice ni hace nada seductor (Fajardo), un candidato genial no descubierto por las encuestas (Vargas Lleras)… y todos los medios contra Petro. La verdad es que sin Petro, esta campaña hubiese sido mediáticamente muy aburrida y hubiesen importado las ideas; con él en campaña, todo se reduce a “nos volveremos Venezuela” vs. “volveremos a matarlos a todos”.

Candidatos y medios. Duque es televisión: lavado de gesto para mostrarlo como el lobo rosita. De la Calle es radio: sin partido, sin periodistas, sin medios, retórica liberal. Fajardo es redes: su decencia busca un nuevo estilo para la política. Petro es megáfono: aunque fue la noticia permanente en medios por polémico y odio, su fuerte es la calle y la plaza. Vargas Lleras es todo: fiscal, haberse aprovechado del gobierno Santos para luego salir desleal, unido a los corruptos y clientelistas de siempre, es el de los medios y las élites periodísticas, y usa publicidad en todos los soportes y calles, plazas y fiestas.

Si fuera por los medios, iría adelante Vargas Lleras; si fuera por las redes, el próximo presidente sería Petro o Fajardo; si fuera por las ideas y la paz, ganaría De la Calle… pero no es cuestión de ideas, ni de medios ni de redes, es de lectura y afinidad sentimental con el país: y ahí la sombra de Uribe gana.

 

 

 

 

Acerca de Revista Corrientes (1464 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas