Al instante

Cajiao

Por Gustavo Alvarez Gardeazábal, Diario ADN

Hace muchos años existió en Colombia un hombre que sin los aspavientos de los medios de comunicación, sin salir en los titulares de los periódicos ni en Cromos ,porque las revistas de sociedad todavía no existían, y sobre todo sin andar mendigando ayudas para conseguir sus metas, inició en el país la defensa del medio ambiente usando el cine de cortometrajes y de documentales .

Se llamaba Guillermo Cajiao y aunque había llegado a Cali de su natal Popayán, su familia tuvo como enviarlo a los Estados Unidos a estudiar.De allá vino con brevet de piloto, una sonrisa de oreja a oreja y unas ganas de trabajar en la defensa del medio ambiente.

Con las uñas o con su propio capital, y quizás hasta arrebatándoselo a la manutención del hogar, Cajiao fue montando película tras película para mostrar la inmensidad de los bosques colombianos, de sus volcanes, de sus ríos y de la criminalidad medioambiental.Montado en su avioneta, solitario, le tomó fotos a todos los volcanes y antes que nadie nos alertó sobre el recalentamiento del Ruiz cuando Manizales negaba a instalar sismógrafos. Pero también nos enseñó que el nevado del Huila era un volcán y nos trajo las películas de sus fumarolas. Y al lado de todos esos documentales se jaló unos estupendos cortometrajes sobre la Reserva de Meremberg, en la vía de Puracé al Huila y otro sobre la leyenda del tesoro de Timbichucue que esconde el nevado.

Esta tarde en el auditorio de la CVC, en Cali, con el apoyo de la gobernación del Valle y de Mincultura, el incansable cineasta Diego Losada mostrará el documental que recoge lo que han podido rescatar de sus trabajos cinematográficos y un libro sobre su vida y su obra.

Hace muchos años existió en Colombia un hombre que sin los aspavientos de los medios de comunicación, sin salir en los titulares de los periódicos ni en Cromos ,porque las revistas de sociedad todavía no existían, y sobre todo sin andar mendigando ayudas para conseguir sus metas, inició en el país la defensa del medio ambiente usando el cine de cortometrajes y de documentales .

Se llamaba Guillermo Cajiao y aunque había llegado a Cali de su natal Popayán, su familia tuvo como enviarlo a los Estados Unidos a estudiar.De allá vino con brevet de piloto, una sonrisa de oreja a oreja y unas ganas de trabajar en la defensa del medio ambiente.

Con las uñas o con su propio capital, y quizás hasta arrebatándoselo a la manutención del hogar, Cajiao fue montando película tras película para mostrar la inmensidad de los bosques colombianos, de sus volcanes, de sus ríos y de la criminalidad medioambiental.Montado en su avioneta, solitario, le tomó fotos a todos los volcanes y antes que nadie nos alertó sobre el recalentamiento del Ruiz cuando Manizales se negaba a instalar sismógrafos. Pero también nos enseñó que el nevado del Huila era un volcán y nos trajo las películas de sus fumarolas. Y al lado de todos esos documentales se jaló unos estupendos cortometrajes sobre la Reserva de Meremberg, en la vía de Puracé al Huila y otro sobre la leyenda del tesoro de Timbichucue que esconde el nevado.

Esta tarde en el auditorio de la CVC, en Cali, con el apoyo de la gobernación del Valle y de Mincultura, el incansable cineasta Diego Lozada mostrará el documental que recoge lo que han podido rescatar de sus trabajos cinematográficos y un libro sobre su vida y su obra.
@eljodario
eljodario@gmail.com

Ir a la barra de herramientas