Al instante

Cabeza y cola

Por Octavio Quintero, El Satélite

El debate político a los acuerdos de paz en el Congreso de la República. Foto eltiempo.digital.com

Una de las funciones cotidianas del “Pájaro Hoyos”, el popular gorila (conservador), era leerle a primera hora de la mañana, al expresidente Ospina (“Su Excelencia”, le decía), dos párrafos de los editoriales de la prensa nacional: el primero y el último.

Según el expresidente Ospina, todo editorial deja claro el tema que va a tratar en el primer párrafo; y en el último, sienta cátedra. Lo demás, son sustentaciones que, a buen entendedor, sobran.

Me acordé de la anécdota del Pájaro Hoyos leyendo el editorial del diario El Mundo, de Medellín, sobre, “Control al abuso de poder en Bogotá”, en el que, el principal cometido es cargar contra el exalcalde Petro diciendo, en un aparte del primer párrafo:

… “El exalcalde, anunció la sanción por $217.000 millones que le impuso la Contraloría de Bogotá tras una investigación iniciada en 2012 que lo halló responsable de detrimento patrimonial a Transmilenio… Al dar carácter político a una decisión fiscal, el doctor Petro posa de víctima del “sistema” y evita la discusión sobre estos y otros errores objeto de control fiscal o disciplinario.”.

Y al terminar, el editorialista subraya:

… “Distante en ideología y partido, el doctor Santos no se ubica muy lejos del exalcalde cuando lidera la fuerte presión a la Corte Constitucional para que decida según las conveniencias del Gobierno, y no sobre la Carta Política, en la grave materia de vigencia del Acto legislativo para la paz. Tampoco se distancia cuando se propone empujar al Congreso para que tramite a toda velocidad, y sin debate, el paquete de casi 135 reformas constitucionales y legales que sólo así satisfarían la ambición de las Farc.”.

A nadie interesa ya lo qué hubiera dicho el expresidente Ospina al Pájaro Hoyos sobre estos dos párrafos. Hoy, la opinión interesante ronda por los lados de los expresidentes Pastrana y Uribe, gústenos o no…

El primero, refiriéndose a la refrendación del nuevo acuerdo con las Farc por parte del Congreso, dice que se trató de “un prevaricato colectivo”…

Y el segundo sostiene que en el nuevo acuerdo… “nunca quitaron el narcotráfico como delito político; nunca pusieron una pena adecuada para los delitos de lesa humanidad; nunca restringieron la elegibilidad siquiera para después del cumplimiento de la pena; nunca desvincularon los derechos de la mujer de la confusión del enfoque de género; nunca respondieron por más de 600 secuestrados desaparecidos ni por los niños secuestrados; nunca cumplieron con evitar el bloque de constitucionalidad; nunca permitieron el pacto nacional: siempre prima la mentira”.

En este contexto, el jefe negociador de las Farc-Ep, Iván Márquez, en rueda de prensa, al anunciar que los guerrilleros habían aplazado el desplazamiento a las zonas de concentración por… “obstrucciones jurídicas”, está censurando que se interponga al proceso de paz la institucionalidad del país…

¡Ni más ni menos! Ojala la Corte Constitucional no comparta este criterio de las Farc-Ep, febrilmente secundado por el presidente Santos. Ya cayó el Congreso. El último asalto se da en la Corte a la que se le está exigiendo que tumbe el artículo 5º del acto legislativo que avaló el plebiscito, y que establece:

Artículo 5°. Vigencia. El presente acto legislativo rige a partir de la refrendación popular del Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera.

Fin de folio.– Dios los crea, y ellos se juntan: Uribe y su reelección, con cohecho de por medio; Santos y su refrendación, con prevaricato de por medio; y en ambos casos, una ‘cortesana’ a su disposición.

Ir a la barra de herramientas