Al instante

Bogotá 2016: post-petridad para todos

Por Paul Bromberg * ( razónpublica.com)

¿Por qué perdió la izquierda y por qué ganó Peñalosa en Bogotá? ¿Qué le espera a la ciudad en la era post Petro? ¿Se cumplirán las profecías apocalípticas del gobierno saliente?

¿Por qué perdió Petro?

La encuesta de Bogotá Cómo Vamos de 2015 muestra una fuerte caída en la imagen favorable del alcalde: de 49 por ciento en 2014 a 32 por ciento este año.

paul_bromberg_balance_petro_alcalde_petro

En ese mismo período la confianza en el alcalde bajó de 33 a 18 por ciento, y la percepción de buen gobierno bajó del 35 al 19 por ciento. Un 50 por ciento consideró que durante el último año la corrupción había aumentado y un 51 por ciento que la gestión no había sido transparente.

Cuando se comparan los indicadores de Bogotá con el resto de ciudades, la situación se ve peor, como indica el Cuadro 1.

CUADRO 1 – Bogotá comparada con 10 ciudades Escala: 1 la mejor — 10 la peor
Tema/Satisfacción por Puesto

Las cosas en su ciudad van por buen camino                                                                  10

Orgulloso de su ciudad                                                                                                         10

Su ciudad como lugar para vivir                                                                                           9

Situación económica de su hogar está mejor ahora que el año pasado                       9

¿Se siente pobre?                                                                                                                    6

Atención a niños menores de 5 años                                                                                  8

Educación que reciben niños y jóvenes del hogar, entre 5 y 17 años                           7

Servicio de salud                                                                                                                     6

Se le está garantizando derecho a la salud                                                                        9

Se siente seguro en su ciudad                                                                                            10

Se siente seguro en su barrio                                                                                               9

Ha sido víctima de algún delito                                                                                           9

Cree que la probabilidad de que un delito sea sancionado en la ciudad es alta       8

El comportamiento ciudadano es “malo”                                                                         7

Oferta recreativa y deportiva                                                                                              6

Oferta cultural                                                                                                                       6

Desplazamientos más tiempo que año pasado                                                               9

Vías de la ciudad                                                                                                                  10

Vías del barrio                                                                                                                        8

Servicios de acueducto                                                                                                         5

Servicios de electricidad                                                                                                      4

Servicios de aseo y recolección de basuras                                                                    10

Servicios de internet                                                                                                          10

Espacio público en general                                                                                                 7

Alumbrado público                                                                                                               7

Gestión Ambiental de las autoridades                                                                             8

Forma como la alcaldía invierte los recursos y dineros de la ciudad                        8

Gestión global del equipo de gobierno del alcalde                                                       9

Favorabilidad del alcalde                                                                                                  8

Confianza en el alcalde                                                                                                      8

Calificación a la gestión del alcalde                                                                                8

Transparencia de la administración                                                                              8

La corrupción ha aumentado                                                                                         10

GLOBAL (15 INDICADORES)                                                                                         9

*Red de Ciudades Cómo Vamos


Bogotá es la última, la penúltima o la antepenúltima en casi todo, incluso en los campos donde Petro dice haberse concentrado. Sorprende el último renglón del Cuadro -aumento de la corrupción- un tema que según la campaña de 2011 marcaría la diferencia con el gobierno de Samuel Moreno. Nadie duda de que esto se manifestó en las elecciones -salvo el gobierno saliente-. Comprendo que mientras se desocupan los escritorios hay que tener cuidado con la depresión, pero todo indica que la autocrítica tampoco vendrá después.

Los bogotanos en 2015 repudiaron no solamente a Petro, sino posiblemente a toda encarnación de la izquierda.
En el manifiesto para su campaña presidencial, el futuro exalcalde manifestó que la izquierda en Bogotá redujo la pobreza. Un logro tan impresionante, agrego yo, que la redujo además en todo el país. Para dar contundencia a su afirmación, aclara Petro en otra parte que no es la pobreza medida por ingresos, sino por el acceso a bienes y servicios. Pero, digo yo, más allá de coberturas que ya eran casi universales en 2003, el acceso a bienes y servicios depende de los ingresos.

¿Cómo explica Petro la derrota?: “La nueva clase media, antes pobre, que en los barrios populares creó la izquierda y el progresismo , más de dos millones de personas, hoy creen más en el modelo de consumo depredador, que como aspiración social, ofrece la derecha”. Y añade: “Desde antes de la posesión del gobierno progresista de Bogotá ordenaron la censura a sus logros. (…) El ataque de la prensa tradicional es una demostración de la efectividad social del nuevo paradigma urbano construido por la Bogotá Humana”.

Por un lado entonces hay una clase media desagradecida con sus benefactores. Por el otro, los resultados de las encuestas, contraevidentes por lo que ellos ven desde las ventanas de sus despachos, revelarían la existencia de las nuevas mafias: las “mafias de la encuestación”.

¿Ganaron Enrique Peñalosa y su programa?

La otra cara de la cuestión es por qué ganó Peñalosa.

No arriesgo demasiado al afirmar, a partir del Cuadro 2, que en promedio respaldan a Peñalosa entre el 25 y el 28 por ciento de los electores bogotanos.

Las encuestas preelectorales de 2015 refuerzan el argumento (empleo los datos de la encuesta elaborada por Cifras & Conceptos para la alianza Red más noticias). A partir de junio y hasta el 21 de octubre, sus electores fueron el 13, el 19, el 23, el 22 y el 26 por ciento.

En Bogotá, como en Medellín y Cali, C&C en la encuesta del 21 de octubre predijo con bastante precisión lo que iba a suceder. En estas tres ciudades, según la encuesta, solamente entre 63 y 68 por ciento de quienes iban a votar dijeron que su voto ya estaba decidido. Una lectura cuidadosa de los resultados conduce a la siguiente predicción: “La predicción es que no se puede predecir”. Los votantes que inclinaron la balanza actuaron estratégicamente en los últimos días: los electores fieles a Clara prefirieron a Clara, sus electores eventuales se fueron hacia Pardo porque su monstruo era Peñalosa.

Unos electores de Pardo lo preferían por ser él quien es, otros para detener a Peñalosa o a Clara. El verdadero centro.

Todo esto mientras el Centro Democrático no asustaba, como sí asustó en el 2011 en la alianza Uribe-Peñalosa. Los uribistas llegaron a confiar lo suficiente en que Clara no era una amenaza, así que la mayoría votó con fidelidad. Y votaron por Peñalosa los peñalosistas fieles, que ya se sabe por la votación histórica son del orden de un 25 por ciento, más los que se decidieron por él porque Clara amenazaba y de pronto Pardo no ganaría porque había encuestas que no le favorecían o porque les parecía muy polo-petrista.

paul_bromberg_balance_petro_enrique_penEalosa

                                                                                                           El Alcalde electo, Enrique Peñalosa.
                                                                                                           Foto: Dodo

En esta competencia por los votos contra Clara y contra Peñalosa, se ajustaron los porcentajes finales en los días previos al domingo.

Se deduce una situación política que Petro inauguró y que se reedita con el resultado de 2015: ganó un candidato minoritario. Ese carácter de minoría es menos dramático en el caso de Peñalosa: los uribistas lo sentirán como su socio, no solamente Germán Vargas Lleras. Y una porción importante de los votantes por Rafael Pardo se sentirán cómodos. Para este conjunto, que ya no son tan minoría, la “post-petridad” se recibe como una nueva era.

Bajo esta mirada retrospectiva es claro que aunque el resultado favoreció a Peñalosa, los bogotanos no votaron por su programa, y solo lo hicieron “unos cuantos bogotanos”. Lo que ocurrió y ha venido ocurriendo es esto:

Los bogotanos en 2015 repudiaron no solamente a Petro, sino posiblemente a toda encarnación de la izquierda. Los de 2011 también en buena parte repudiaron a Petro, aunque este ganó.
De ninguna manera se puede decir que los bogotanos simpatizan con la persona de Enrique Peñalosa. ¿Cómo lo tendrá en cuenta en el momento de gobernar.
¿Quién pierde con Peñalosa?

La post-petridad no es prosperidad para todos. No es para los petristas, entendiendo por estos a los dirigentes políticos. Para los contratistas del gobierno de Petro, no se sabe. Por ejemplo, los tres candidatos alternos a Petro en 2011 coincidieron en que la primera infancia es prioridad, como en todo el país. Los más de 3.000 contratistas seguramente no serán suspendidos. ¿Qué de lo que logró Petro en primera infancia debe continuarse exactamente como él lo montó? No se sabe hasta que lo analice el nuevo gobierno, ya en el gobierno.

,Por lo demás, la destorcida del exceso de contratistas comenzó en el mismísimo gobierno de Petro: hace unas semanas la directora del Fondo de Vigilancia y Seguridad anunció que había sacado a 120 contratista “de quienes no se siente su ausencia… Y aún sobran unos”.

Los toros no quedarán abandonados. Enrique Peñalosa ha dicho que en este tema prefiere lidiar con los jueces que lidiar con los toros. Los perros callejeros tampoco serán abandonados. Aquí ya hay un legado: la protección de los animales

¿Se acelerará, ahora sí, el cambio climático? Lo dudo.

Los pobres, las prostitutas, los recicladores, los jóvenes, los habitantes de la calle, ¿quedarán abandonados porque sus benefactores se fueron? No. Las políticas frente a las “poblaciones vulnerables” no se las inventó ni Gustavo Petro ni la izquierda encarnada en el Polo.

Sí es cierto que los gobiernos de izquierda salieron a buscar desaforadamente a quién subsidiar, especialmente el último gobierno, y que los gobiernos anteriores a 2004 fueron más precavidos, quizás más de la cuenta. Pero declarar que llegó el fin de “lo social” no son más que discurso de plaza pública para conmover confundiendo, no para orientar.

“Ahora el cemento y la varilla reemplazarán al ser humano” dicen y repiten los que se van. Pero pregunto: ¿puede haber algo con más cemento y varilla que un metro subterráneo de 18 billones de pesos, sin contar sobrecostos y peso devaluado, que Petro reclama como su legado?

¿Qué nos espera en el 2016?

El alcalde electo ha sido bastante parco: en lo inmediato, ha planteado cosas pequeñas que pueden tener impacto. Tendrá inicialmente una aplanadora en el Concejo y posiblemente esto le permitirá una oposición menos paralizante por parte de los terroríficos organismos de control. Por lo menos inicialmente, no es ahí donde impactará el hecho de ser minoría electoral.

Para resolver algunos problemas (no más abrir la licitación de basuras que Petro eludió) puede arriesgar paros con acumulación de basuras, pero entre persignar y perseguir el procurador escogerá lo primero.

La recuperación tarifaria de Transmilenio y el SITP es asunto de miedo, porque habrá activistas al acecho. Dudo muchísimo que Petro la deje aprobada.

Supongo que Enrique Peñalosa no considerará que los grafiteros son una población vulnerable, y que más bien los vulnerables somos nosotros que tenemos la ciudad en el estado en que está.

La invasión del espacio público la manejó Enrique Peñalosa a manguera de bombero en 1998, lo que generó el grupo de activistas que intentó una revocatoria que alcanzó a asustarlo. Hoy no se puede hacer lo mismo.

Los jueces de hoy son más feroces que ayer: detienen cualquier cosa en cualquier momento, desde la generación eléctrica del Quimbo hasta la destitución de Petro, pasando por todo tipo de obra pública porque afecta el derecho fundamental al paisaje.

Y un tema final pero no pequeño: no puede olvidar que durante la campaña compartía con Clara la más amplia opinión desfavorable (53 por ciento el 21 de octubre).

De acuerdo con lo que conozco, no fue un funcionario de tercera del IDU mientras se juagaba los dientes quien decidió que el metro no debía ir por la Caracas, como afirmó en declaraciones a María Isabel Rueda. Aunque anticipo mi opinión de que Enrique Peñalosa tiene razón en re-evaluar el trazado de la línea de metro, este desliz ya tuvo una reacción de la opinión que se pregunta si Bogotá eligió un Petro del otro extremo.

* Exalcalde de Bogotá.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page