Al instante

¿Bloquear Uber? Gran error

Por Guillermo Santos Calderón, El Tiempo, Bogotá

(pulsosocial.com)

Uber, lo he dicho mil veces, es una aplicación de la cual no se oye un solo comentario negativo.

La noticia de que la Policía de Tránsito trata de que los usuarios de Internet no tengamos acceso a la aplicación de transporte Uber me puso los pelos de punta.

¿Van a censurar lo que podemos hacer por Internet? ¿Por qué, entonces, no prohíben el acceso a redes sociales, usadas por delincuentes para obtener información que les facilitan secuestros o por las que se hacen matoneos a personas, y algunas de las cuales se terminan suicidando? Por Twitter también se hace terrorismo, según el mismo Estado, razón por la cual la Policía también debería prohibir su acceso a los colombianos.

Uber, lo he dicho mil veces, es una aplicación de la cual no se oye un solo comentario negativo. De cómo los conductores demuestran cortesía, educación y respeto; les abren la puerta a los clientes; de cómo el servicio es seguro y eficiente, entre otras cosas. Solo los taxistas amarillos hablan mal de Uber. No solo eso, sino que los agreden y los atacan destruyéndoles, en ocasiones, sus autos, lo que pareciera ser invisible para los agentes.

La Policía, que debería estar protegiendo a los ciudadanos de Colombia en su entorno urbano, está fracasando en este cometido. La inseguridad en las ciudades es rampante. No es sino ver los videos de los noticieros amarillistas de la TV colombiana. En zonas que antes se consideraban seguras, como El Chicó, por ejemplo, los atracos son cosa de todos los días. A veces atrapan a los delincuentes, pero los jueces, en la mayoría de los casos, consideran que no deben pagar cárcel y hacen que los liberen, para que enseguida sigan atracando a los vulnerables ciudadanos.

La justicia colombiana, de cuyo dictamen depende que se bloquee el uso de Uber, debe mostrar sensatez y brindarles a los colombianos alguna protección, en este caso la aplicación, que solo trae beneficios a sus usuarios, en lugar de proteger a unos taxistas amarillos a los que les falta muchísimo para estar a la altura del servicio que prestan los carros de Uber.

* * * *

Les recomiendo leer un artículo que describe muy bien a la actual Bogotá, ahora conocida como Petrópolis, con alcalde llamado Petrobio, del partido PP, Pésimo Petro, que se publicó en el portal Enter.co (Ver artículo).

Guillermo Santos Calderón
guillermo.santos@enter.co

Ir a la barra de herramientas