Al instante

Béisbol: Quintana, sin apoyo ofensivo

Por Rufino Acosta (paraver.co)

José Quinta, beisbolista colombiano de las grandes ligas de Estados Unidos (espn.com)

Si en el fútbol los goles son amores, en el béisbol serían las carreras, y estas llegan casi siempre por la vía de los batazos efectivos, los que van a la tierra de nadie. En la novena, un jugador fundamental es el lanzador. Se tiene que enfrentar a los bateadores, desde luego uno por uno, desde un promontorio que los especialistas llaman la lomita de los sustos, y de su dominio depende en buena medida el objetivo de vencer al contrario. A veces se las ingenia y sale adelante por si solo, pero lo normal es que consiga el objetivo con la ayuda de sus compañeros. A pesar del valor de las estadísticas individuales, se trata también de un deporte colectivo.

El cuento viene para decir que el serpentinero zurdo bolivarense José Quintana se esfuerza y hace su tarea desde el montículo, pero carece de suficiente respaldo para asegurarse la victoria. El ejemplo más reciente lo vivió el 7 de julio, en Chicago, cuando se dio el lujo de colgar seis ceros con los Medias Blancas en ocho entradas ante los Azulejos de Toronto, solo aceptó 4 incogibles (batazos de vía libre), ponchó a ocho, apenas le hicieron dos carreras y sin embargo se tuvo que ir como perdedor.

Quintana, quien tiene marca de 4 triunfos y 8 derrotas, no concedió bases por bolas, lo que cual significa que mantuvo un severo control en sus servicios hacia el plato. Es lo que por lo general hace, sin que encuentre apoyo del equipo para evitar y fabricar carreras. Un error puede ser definitivo. Los Medias Blancas dejaron once de sus hombres en circulación, a la espera del remolque que nunca llegó. En esas condiciones, es difícil que el encargado de soltar las pedradas pueda salir a flote.

La novena de Chicago ocupa hasta el 8 de julio en curso el último puesto de la división central en la Liga Americana, con 37 triunfos y 44 reveses, para promedio de 457, a una distancia de once juegos de los Reales de Kansas City, los líderes de la zona (48-33, 593).

Queda todavía un largo trecho para el final de la temporada regular y es posible que haya una reacción de los Medias Blancas. Quintana, entre tanto, seguirá en su empeño por mantener su velocidad y afinar los diferentes tipos de lanzamientos con la esperanza de que la manilla funcione y suenen los batazos impulsadores de carreras.

Ir a la barra de herramientas